Ir al contenido principal

¿Cómo manejar la ansiedad en estos días?

Autor: Pete Linforth














La ansiedad aparece como un mecanismo defensivo ante situaciones que tu cerebro considera amenazantes. Es una respuesta que nos ocurre a todos, es
normal y adaptativa, busca mejorar la capacidad de respuesta del organismo al peligro y mantenerlo
alerta


El peligro lo percibimos de formas muy subjetivas, por lo que suele suceder que se active el mecanismo de forma alterada, es decir, ocasionándonos problemas de salud y en vez de ofrecernos una buena respuesta para nuestro cuerpo, nos incapacita.


La ansiedad se manifiesta por dificultades en nuestra respiración, aceleración de nuestro pulso,
inquietud, sudoración y sucesión de pensamientos de preocupación y angustia. 

¿Qué debo hacer? 

  1. Lo primero que debes hacer es detener todo lo que estás haciendo y dedicar unos buenos quince minutos a respirar. Si tienes dolores en el pecho o en el diafragma quiere decir que tu respiración se ha acortado y el dolor proviene de los músculos del tórax, muchas personas sienten una presión en el pecho que llega a inmovilizarlos y atemorizarlos, este dolor se alivia llenando los pulmones de aire y aguantando la respiración unos cinco segundos, luego ir soltando el aire lentamente. Puedes hacer este ejercicio por quince minutos, tratando de estar acostado boca arriba y con los ojos cerrados, focalizándote en el sonido de tu inhalación y exhalación. 


  1. Detectar las fuentes de ansiedad: En muchas ocasiones, las fuentes de ansiedad vienen dadas por una percepción del peligro que no es realmente un peligro real, es decir, que la circunstancia pudiera ser manejada y que no conlleva realmente una situación de riesgo inminente. En estas ocasiones, ayuda de una manera efectiva escribir en una hoja de papel, sin muchos parámetros, todo lo que deviene de nuestra mente. Al finalizar este ejercicio, podemos detectar las ideas que se repiten, nuestras más frecuentes preocupaciones y elaborar un plan de acción que sea desde lo más sencillo a lo más complicado. 


  1. Evalúa tus recursos y busca apoyo: El ejercicio de la escritura se puede realizar en diálogo con algún familiar o amigo, conversar con una persona de confianza sobre estas medidas, nos ayuda a poner en contraste la situación que nos angustia. Muchas veces al hablar, se aligeran las cargas que ofuscaban nuestro pensamiento. Analizar en frío los recursos de los cuales disponemos para solucionar el problema, es también un elemento clave que puede darse en diálogo


  1. La acción: Uno de los remedios más inmediatos a la ansiedad es la puesta en acción de alguna actividad, relacionada o no con las fuentes de la misma. Luego de respirar algunos escriben, como indiqué en el punto 2, otros conversan con algún familiar o amigo. Ponerse en acción, así sea en la tarea más mínima del panorama, ayudará inmediatamente con el manejo de la ansiedad sobre un tema determinado.


  1. Adminístrate!: La ansiedad muchísimas veces se debe a una mala administración de tu tiempo y energía, es frecuente en personas que se olvidan de dedicarse tiempo a ellos mismos o que por circunstancias de sus vidas, otras personas dependen de ella. Es crucial generar pequeñas rutinas de autocuidado que pueden incluir tiempo de relajación a través de respiraciones, meditación, ejercicio físico y verbal, no solamente cuando se presente la ansiedad sino todos los días. Así como cuando en un accidente aéreo nos sugieren que nos coloquemos la máscara de oxigeno primero antes de colocársela a nuestros hijos, de la misma manera debes proteger tu salud mental para estar al servicio de los otros.


¿Cuándo debo recurrir a un profesional?


En cualquier momento puedes consultar a un profesional, cuando sientas que ninguno de los consejos

hace algún efecto en tu situación actual o más bien consideras que necesitas asistencia en aplicarlos.
Hablar con un profesional en el tema te ayudará a manejar la situación de una forma más efectiva,
además de proporcionarte un espacio seguro, objetivo y libre de juicios. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ayuda y Voluntariado

Los psicólogos venezolanos en España, nos sumamos de manera voluntaria a distintas iniciativas en la lucha contra la COVID-19, a través de la prestación de primeros auxilios psicológicos (PAP) a la diáspora venezolana en este país.

Los PAP son un tipo de intervención que se realiza en momentos de crisis, que están orientados al restablecimiento de las capacidades de las personas para responder a situaciones inesperadas.

Si necesitas apoyo, o si quieres formar parte de nuestra red de psicólogos venezolanos voluntarios, puedes pinchar en las siguientes imágenes.
Noticias
Informamos que el servicio de Primeros Auxilios psicológicos ha cumplido su objetivo. Desde el domingo 17/05/2020. Haciendo de su conocimiento a la diáspora venezolana que el servicio en está etapa fue cerrado el 17/05/2020. Igualmente les invitamos a seguir nuestras cuentas en las distintas redes sociales y la de nuestros colegas radicados en España. Así mismo invitamos a los colegas que quieran integrarse a nuestra red …

Primeros auxilios psicológicos

Se denomina  Primeros auxilios psicológicos (PAP) a la intervención que se realiza en momentos de crisis. Orientados al restablecimiento de las capacidades de las personas para responder a situaciones inesperadas.
Hay respuestas adecuadas e inadecuadas que parten de la percepción que tiene la persona sobre sus capacidades y destrezas que influyen en el tipo de estrategias o formas  de responder ante situación de crisis. Las crisis  son un estado temporal y de  desorganización emocional que impide que la persona pueda responder adecuadamente al momento critico llevando al colapso.
Hay crisis de desarrollo como: matrimonio, maternidad, jubilación

Crisis circunstanciales: afectan a cualquier persona en momentos inesperados, afectan a un gran número de personas, comienzan como una emergencia e impactan a comunidades enteras.

Pueden ser: Desastres naturales, guerras, reveses económicos, epidemias o pandemias, entre otras
Los primeros auxilios psicológicos se emplean en catástrofes como

Aislamiento y prohibición ¿Pueden generar un aprendizaje emocional?

El COVID-19 (Coronavirus) por su naturaleza y forma de propagación, ha obligado a varios gobiernos a prohibir que se comparta  en espacios públicos, forzando al cierre de parques, playas, bares, restaurantes, comercios, entre otros, y solo permitirnos salir de casa  en casos muy puntuales. Si bien se entender que estas decisiones se toman por el bien de todos, eso no quiere decir que no conlleve consigo un conjunto de emociones que generen malestar. Lo que quisiera que se entendiera es quedecidir quedarse en casa y hacer la vida desde allí porque te apetece, no es lo mismo a nivel cognitivo y emocional a que exista una prohibición externa que te impide salir de casa y te obligue a quedarte en ella. El hecho de que la primera sea por decisión propia y la segunda no, marca una condición psicológica que afecta en gran medida la calidad de vida de las personas. El “acto de prohibir” se percibe de manera distinta en las diferentes etapas evolutivas del ser humano. Durante la niñez la prohib…